LA FUNDACION RAMIRO BORJA ÁVILA

 

Gracias a que Colombia goza de una Constitución Política en la que se respeta el reconocimiento de la personalidad jurídica y los derechos inalienables de la persona, ampara la familia como institución básica de la sociedad, protege el libre desarrollo de la personalidad, garantiza la autonomía de la voluntad, la libertad de conciencia, el derecho de propiedad, la protección de la tercera edad, el principio de solidaridad, el derecho a la vivienda digna, la recreación, la práctica del deporte, el aprovechamiento del tiempo libre, el derecho a un ambiente sano y la protección de los recursos naturales, se creó la FUNDACIÓN RAMIRO BORJA ÁVILA para contribuir objetivos acordes con esos principios constitucionales.


    OBJETO DE LA FUNDACION                   RAMIROBORJA ÁVILA

 

 El objeto principal de la FRBA es contribuir al mejoramiento moral, social, e intelectual del pueblo colombiano, sin restricciones.

 

En tal virtud se propone ayudar a la niñez, a los adolescentes, a los adultos y  a las personas de la tercera edad, en la solución de  sus necesidades básicas de sostenimiento, educación, salud, recreación y establecimiento.

 

Podrá realizar publicaciones como folletos, revistas, periódicos, libros, etc., que ayuden a promover los valores democráticos, cristianos y solidarios.

 

Así mismo podrá desarrollar programas por medio de divulgación masiva, como radio, televisión, películas, conferencias, etc.

 

En cumplimiento de su objeto también podrá proveer al sostenimiento, educación, salud, establecimiento y recreación del Patrono Fundador, de los integrantes de la Junta Directiva, de los demás "MIEMBROS" y "BENEFICIARIOS" de la Fundación, en la medida en que lo decida el Patrono Fundador, o los Patronos a quienes se les hubiere delegado tal facultad o la Junta Directiva, ante la falta definitiva del Patrono Fundador.

 

 

La fundación no adelantará directamente actividades educativas de carácter formal, ni desarrollará actividades propias del Sistema Nacional de Salud (ley 10 de 1990 y ley 100  de 1193), ni del Sistema Nacional del Deporte (ley 181 de 1995 y decreto  ley 1228 de 1995), ni ninguna otra actividad especialmente regulada por el ordenamiento legal.